Déficit de atención e hiperactividad

Déficit de atención e hiperactividad

Trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es el término por el cual se conoce un síndrome caracterizado por tres síntomas:

-
La inatención.
- La hiperactividad.
- La impulsividad.

aunque no siempre han de estar presentes a la vez, porque hay subtipos dentro de este trastorno. Es un trastorno crónico, que puede cambiar sus manifestaciones desde  la infancia hasta la edad adulta, que interfiriere en muchas áreas del funcionamiento normal y cuyos síntomas persisten en hasta un 50-80% de los casos en el adulto. Aunque parezca un síndrome aparentemente reciente, podemos encontrar referencias históricas ya desde el siglo XIX.

La prevalencia de este trastorno se sitúa en torno al 3-10% de la población infantil. Los niños son más propensos que las niñas. Las niñas presentan con mayor frecuencia problemas de inatención, dificultades cognitivas y síntomas ansiosos y afectivos que sintomatología de impulsividad o agresividad. Pero esto varía. Actualmente, el diagnóstico se realiza según estos criterios:

Seis (o más) de estos síntomas de desatención han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo:

Falta de atención:

  • A menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo  o en otras actividades
  • A menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas
  • A menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente
  • A menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargos, u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a comportamiento negativista o a incapacidad para comprender instrucciones)
  • A menudo tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
  • A menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos)
  • A menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros o herramientas)
  • A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes
  • A menudo es descuidado en las actividades diarias
  • Seis (o más) de los estos síntomas de hiperactividad-impulsividad han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa y poco lógica en relación con el nivel de desarrollo:
Hiperactividad
  • A menudo mueve en exceso manos o pies, o se remueve en su asiento
  • A menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado
  • A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud)
  • A menudo tiene dificultades para jugar  o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio
  • A menudo “está ocupado” o suele actuar como si estuviera impulsado por un motor
  • A menudo habla en exceso
Impulsividad
  • A menudo emite bruscamente las respuestas antes de haber sido terminadas las preguntas
  • A menudo tiene dificultades para esperar su turno
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (se entromete en conversaciones o juegos) Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o desatención que causan alteraciones están presentes antes de los 7 años de edad.  Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (en la escuela y en casa)
En PEDAGOGIA i LOGOPEDIA podemos ayudarle a diagnosticar y tratar a su hijo o a su hija si constata síntomas que hacen sospechar de TDAH o trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad.

 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
... ...